Preparación, titulitis y cómo darse a valer

Para qué engañarnos. El periodismo es un oficio desagradecido. Si lo haces bien, nadie te da una palmadita en la espalda. Eso sí, si lo haces mal ve preparando una caja con tus cuatro pertenencias porque tienes un pie en la calle. Pero sigo con esta positividad que tanto destacan algunos, que creo que me ayuda a seguir estudiando para ser periodista, pero que igual, a la larga, hace que el golpe que me dé con la realidad sea más duro. No lo sé. El caso es que esto me gusta.

Podemos quejarnos mucho de la situación del periodismo, de que cada vez la televisión está peor dirigida, más a espectáculo por el espectáculo que al entretenimiento con un fin. Y aquí no incluyo a Sálvame y sucedáneos, eso no es periodismo, es un CIRCO. Con payasos, claro. (Esto último no es un insulto, es una definición puesto que recoge a la perfección las características propias de los participantes).

Pero antes de ello, nos vemos con una situación en la que dos años antes de salir a la jungla laboral, día tras día decenas de periodistas se van a la calle. Y ante esto, el pensamiento más generalizado es el de “menuda hora en la que me metí en esta carrera”, aunque, personalmente, aflora el “antes valía estar entre los mejores, ahora hay que ser el mejor”. Ser el mejor, pero insisto, sin pisotear al resto aunque sé que hay gente incapaz de ascender sin patearle la cara al de al lado.

La preparación viene desde el primer día de clase, incluso desde antes, cuando eliges Universidad (si tienes posibilidad de elegir a cuál ir). Un problema demasiado extendido en la mayoría de las Universidades y que observo cada vez más es la no adecuación de los profesores a sus temáticas. Me explico. No se puede (sí se puede, aunque no se debería) tener a un experto en medios digitales enseñando a diseñar y redactar para un medio tradicional y por contra, tener a alguien que jamás ha trabajado en medios digitales explicándote cómo funcionan y qué es esto de la pirámide invertida horizontal, Ramón SalaverríaJoão Canavilhas (en este punto tengo que salvar la asignatura de Producción Periodística, que me ha enseñado y mucho).

Que debe ser como aquel que lleva años especializándose en política, economía o cultura y le mandan a una redacción a trabajar únicamente en golf. Pues un poco mal hecho, ¿no?

Hablando de especializarse. He oído esa palabra a lo largo de la carrera unas tropecientas veces. Al principio parecía una auténtica paparruchada, pero es necesaria. En mi caso, haciendo caso a mi gusto y a mi frikismo, la economía. En otros casos será la cultura. Estos últimos son muy necesarios, pero los buenos, que el periodismo cultural es el primero del que se prescinde pero uno de los que más preparación necesita.

Y algo fundamental, experiencia. Aquí quería llegar. Muchos son los que creen que con un título y un amigo/primo/tío/hermano con contactos lo tiene solucionado. Pero la experiencia es necesaria y más aquí, que mediante nuestro trabajo es como podemos acreditar nuestra valía. Es lo que algunos denominan “titulitis”. Por tener un título, vales de “loquesea” y mal está si no te dan ese puesto de trabajo. Pero no todo es así. En esta profesión, entre algunas pocas más, hay que saber darse a valer, saber demostrar que no todo tu conocimiento se reduce a 10 tacos de apuntes y unos exámenes con buena nota. Hay que demostrar que además de saber memorizar, sabes entender. Para mí, es la base. Además de idiomas, cursos y otro tipo de labores complementarias.

Y como a andar se aprende andando, a redactar se aprende redactando. Y el sistema educativo que tenemos, por suerte o desgracia, no nos permite crear “redacciones” en las que todos los días los alumnos escriban y escriban y escriban. Así que la salida que nos queda son las prácticas. No soy muy partidaria de las prácticas gratis, pero pensándolo fríamente, vale más mi experiencia profesional que unos euros en el bolsillo. Si pueden ser las dos cosas perfecto, pero normalmente no suele ser así. Y ahora en otra tesitura, ¿mejor unas prácticas pagadas pero sin aprender nada o unas gratis en las que aprendas más que en toda la carrera?

Aquí es donde realmente está el dilema. El año pasado disfruté de unas prácticas en las que no me pagaron nada. Pero aprendí, vaya que aprendí. Fui a plenos, a ruedas de prensa, a eventos… Y escribí de todo, noticias, reportajes, crónicas, hice entrevistas. Y lo más importante, creé contactos. Y algo más importante, publiqué con mi nombre.

En otros tantos sitios, es sumamente difícil ver un texto tuyo publicado con tu nombre. Por mucho que te paguen. ¿Entonces qué vale más? ¿Una calidad de prácticas o una cantidad de dinero a final de mes? Teniendo en cuenta que los trabajos que vayamos haciendo a lo largo de nuestra trayectoria van a formar parte de nuestra carta de presentación, me quedo con lo primero. ¿Y vosotros?

Algunos twitteros periodistas respondieron a si harían prácticas en medios de comunicación sin cobrar nada. Aquí algunas opiniones…

Anuncios

2 comentarios en “Preparación, titulitis y cómo darse a valer

  1. Es un tema complicado. En realidad yo me lo planteo cada vez que leo un tuit de la Asociación de la Prensa de Madrid con el famoso #gratisnotrabajo , ‘o la supuesta cadena infernal de becarios y periodistas ciudadanos que impiden que aumente la renta de los periodistas y sus condiciones laborales empeoren’ . Como sabes de Economía no sigo por ahí con lo de los casi 5000 periodistas que salen cada año con el título. Me parece un tema serio ya que tiene aristas cortantes por todos los lados.

    Como dices, si no haces prácticas es muy fácil caer en la postura comodona de no hacer nada o poco (aunque puedes trabajar en lo que quieras,colaborar con blogs, escribir para medios digitales buscándote la vida (es decir, aprender de tus propios errores, pero en lo que tu quieres).

    Si las haces cobrando puede que no sean las más interesantes para tu formación o quien sabe, puedes reinvertir lo ganado en cursos, tecnología etc. que te permita hacer mejor las cosas y ganar ritmo en las rutinas y ser ‘más valiosa’.

    Si eliges una en que no te pagan o hacen poco entonces puedes aprender, a base de golpes, o que te enseñen algo tal vez más útil de lo que aprendiste en clase. Ese es tu caso, la experiencia multidisciplinar, con algún tipo de especialización, es un punto a favor siempre).

    Tu lo valoras, ahí está la madurez, en cualquier caso: moverse con los tiempos siempre es mejor que estar ‘parado’ sin hacer nada.

    No hay comentario redondo ni recomendación definitiva, es mucho de lo que esconde el “si te gusta continúa”.

    • Estoy de acuerdo. Además, creo que en esta situación en la que estamos sin cobrar nada y tan solo de prácticas es como podemos ver si nos gusta realmente o no. No lo hacemos por dinero, como podría pasar con otros trabajos. Las prácticas de las que pude disfrutar tenía un “tutor” con el que iba y venía, escribía conjuntamente y además, sobre todo en fines de semana, cuando había que “rellenar” me proponían temas o proponía yo y publicaba reportajes. Fueron bastante completas, a mi juicio. Y por ello repito (espero).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s