La generación ameba

Esta entrada pretende salirse un poco de lo que suelo escribir en este lugar. No voy a hablar solo de comunicación o solo de periodismo. Voy a hablar del “amebismo”. ¿Y esto qué es?

El amebismo, según mi diccionario, es la capacidad para vivir la vida de la ameba, es decir, dejando que las cosas fluyan sin más. Sin capacidad crítica, sin reivindicaciones, sin intentar mejorar las cosas. A la española. Si nos quejamos, lo hacemos en la barra del bar, Manolo.

Y es difícil intentar crecer en una sociedad así. A la vez es fácil, porque a poco que te propongas hacer puedes resaltar. ¿Cuántas veces habremos oído en clase “es que esta carrera es una mierda, no tenemos prácticas” o “es que nos tienen olvidados, no nos ponen actividades”? Pues eso, quejarse desde la silla.

Vivimos en una sociedad en la que la gente se acomoda y espera que todo se lo den hecho, que con pulsar dos teclas tengas todo delante de ti y eso no es así. Y, además, nos permitimos el lujo de quejarnos porque las cosas no nos salen cuando no hemos movido el culo del asiento.

Y esto lo digo tras oír en repetidas ocasiones las frases anteriormente citadas. Pues bien, hace algo menos de un mes salió una actividad para conocer cómo podemos realizar páginas web accesibles. ¿Sabéis cuántos nos apuntamos de toda la carrera? Y cuando digo toda la carrera digo 5 cursos con dos clases por curso. Si en cada clase de media somos unos 50, calculen. Voy aceptando apuestas.

Es cierto, no somos informáticos, pero, como digo, muchas veces tenemos que ser nosotros mismos los que saquemos adelante proyectos, como ejemplos, este, y este, y este, todos salidos de iniciativas de estudiantes de Periodismo. Pues bien, ¿quién nos dice que un discapacitado físico no nos va a leer? Si no podemos ofrecerle el producto adaptado es un lector menos. Ahí es a lo que voy.

Si la accesibilidad web te importa un carajo, adelante. Para gustos los colores y las actividades. Pero ¿el afán por aprender? ¿La curiosidad? ¿Dónde quedan? Y ahora sí, estamos estudiando PERIODISMO. Si vamos como amebas por la vida, en unos años, no podremos quejarnos de la precaria situación laboral, de que no nos contratan o de que nuestro contrato es una real mierda porque por la condición de ameba habremos accedido a todo ello sin rechistar.

Y luego decimos que qué país este. “Nos ha jodido mayo con las flores” que qué país este, es lógico y normal que, ante esta situación, las actividades y los proyectos nuevos vayan a menos. Sin apoyos, nada sale. Y os puedo decir, que en esta profesión, donde la competitividad es el number one de las costumbres, es muy dado el pisar la cabeza al personal con tal de ascender.

Pues menuda filosofía y menuda imagen se tiene de cada uno si no cree que con su propio trabajo pueda sacar adelante una imagen y un trabajo reconocido y que tenga que recurrir a tirar el trabajo de los demás por el suelo. Pensemos, que algún día vendrá alguien más chulo y nos lo hará. Entonces lloraremos. ¿Las amebas lloran?

A todo esto, a la citada actividad había 5 personas apuntadas. Cinco. De, una media así muy dada a la ligera, 500 estudiantes en la carrera. ¡Petado, como os digo! Y una lástima, también. Igual que digo con esto, lo digo con mil actividades más, charlas, conferencias, coloquios… a los que (entiendo, hay horarios que son poco adaptables) aparecen los mismos de siempre.

Y luego nos quejaremos, que si no me contratan, que si llevo un año en paro, que si el niño tiene pulgas… que si, que si. Y más esto, en una carrera donde ir con tu título encerrado en el marco más bonito de toda la ciudad no sirve de NADA. 

Por último, y alejado de este tema, hoy es el Día de la Libertad de Prensa en el que muchos, periodistas o estudiantes, saldremos a reivindicar algo que nos pertenece. Y es la dignidad de la profesión. Contra el intrusismo. Por unos contratos decentes. Y unas condiciones de trabajo aceptables. Y sobre todo, por no someternos a los nuevos poderes que imperan en la sociedad, el político y el económico. Y que el periodismo, por fin, pueda volver a ser el CUARTO PODER.

Anuncios

4 comentarios en “La generación ameba

  1. Yo que soy Informático, te puedo decir que a cualquier actividad como las que has expuesto, se suele apuntar 30 personas de unos 560 que somos (si se llegan a los 30).
    En día de elecciones al claustro tenemos una participación del 15% más o menos.
    Pasan de todo? No, que va. No hacen más que quejarse. Pero como dices tú, desde la silla.
    Y lo peor de todo esto, es que cuando ven a gente que sí que se mueve y protesta, les llaman sindicalistas y perro-flautas.
    En España lo que se necesitan son hostias más grandes, más fuertes. Porque cuando no te afecta directamente es como si no fuese contigo. Como en clase cuando miras hacia abajo o a los lados, porque crees que si no le miras al profe a la cara no te va a preguntar… Pero siempre preguntará a alguien cualquiera que no seas tú y se resolverá el problema.

    • Sí, imagino que se da en todas las carreras o en casi todas. Es un mal común, pero hablo desde lo que conozco, no intento generalizar porque igual encontramos alguna excepción sorprendente 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s