Los pros y contras de las Redes Sociales

Fotografía captada de Proyecto Pezcalo

Algo en lo que la mayoría de las personas coincidirá es que las Redes Sociales son muy útiles, tanto a nivel personal como a nivel profesional. A nivel personal para mantener el contacto con gente que no tenemos cerca y nos permite tener a personas a miles de kilómetros mucho más cerca. A nivel profesional, porque además de permitirnos exponernos y exponer nuestro trabajo a la vista del resto y supone un escaparate para nuestros logros.

En el lado profesional, además de tener nuestro propio escaparate, existen Redes Sociales destinadas precisamente a eso, a enseñar nuestro currículum y permitir relacionarnos por intereses profesionales además de permitir que otros accedan a nuestro currículum (visto este no solo como nuestros títulos oficiales, sino nuestros trabajos).

Esto último, a nivel del Periodismo es sumamente importante. Poder tener nuestra trayectoria profesional a un vistazo ayuda mucho a aquellos que buscan posibles futuros trabajadores a saber elegir acertadamente. Y eso, en la actualidad y en oficios como el periodismo, aunque válido para cualquier otro, supone una ventaja sustancial. Una forma de enseñar al resto nuestras aptitudes de forma práctica, que, a fin de cuentas, es una parte importante de cualquier empleo.

No solo sirven como escaparate, sino como formación. El saber utilizar las Redes Sociales comprende que se aprenda de ellas. Si solo se usan para pasar el rato solo utilizamos un 10% del potencial de esta herramienta. Seguir en Twitter a personas adecuadas, adaptadas a los gustos y a los intereses de cada uno puede hacer que aprendamos mucho en nuestro tiempo por estas redes.

En Twitter, las listas son muy útiles. Esta de la fotografía de arriba es una lista propia, en la que solo están incluidos periodistas o futuros periodistas con algo que decir y a los que sigo desde hace mucho tiempo. Facebook, desde hace poco tiempo, también nos permite dividir a la gente según intereses.

Volviendo al ámbito del aprendizaje en RRSS, es posible siguiendo a estas personas interesantes en cada tema sacar un lado práctico. También es posible que al principio de crear estas listas y empezar a seguir a la gente nos sintamos algo perdidos. Es lo más normal. Hasta que no pruebas un producto no sabes su calidad. En Redes Sociales ocurre lo mismo: hasta que no llevas un tiempo siguiendo a una persona no eres consciente de la calidad de sus tweets.

Cada persona sabe sus intereses. Algunos querrán saber la vida privada de otras personas; otros, querrán saber aspectos sobre su ámbito profesional o estudiantil. Y esto parece estar cada vez más en peligro. Muchas personas se crean una cuenta en Twitter como quien se hace una en Facebook o Tuenti y, personalmente, creo que las utilidades son muy diferentes.

Facebook y Tuenti sin duda están hechas para una comunicación personal y para mantener relaciones de amistad y personales mientras que Twitter es una relación mucho más “virtual”, en muchos casos no conocemos personalmente al emisor del mensaje pero le hacemos poseedor de un conocimiento que nos está transmitiendo y nos creemos. Creo que en Twitter cuando uno tiene muchos seguidores le están otorgando dos características que pueden ir en ocasiones juntas:

  • Por una parte, están los que llevan a Twitter su vida personal. A estos perfiles los siguen aquellos con especial interés en los hechos de esa persona. El llamado cotilleo, pero funciona.
  • Otros perfiles son aquellos que, dentro de ser personas y no máquinas emisoras de mensajes, los realizan desde un punto de vista más hermético y a modo informativo o incluso, anecdótico, con datos que salen de lo común. Aquel perfil con muchos seguidores determina que sus mensajes son interesantes por lo que se aprende o se desprende de ellos, ya sea información u opinión.
  • Por último, los que combinan ambas, la vida personal y los mensajes informativos y opinativos quizá estas podrían ser las más interesantes, pero también con facilidad en caer en contar demasiada vida personal que a personas interesadas en la faceta informativa no interesa o viceversa. Por tanto, en estas últimas, aunque sean las más difíciles, también son las que requieren un mayor equilibrio entre mensajes de ambas partes.

Inmersos en un mundo digital cada vez es más importante pero más difícil forjarse una reputación online. Es más importante porque, como antes se ha indicado, la Red es un escaparate para nuestra imagen. Y más difícil porque, lo creamos o no, cualquier tiene acceso a nuestros perfiles en Redes Sociales. Esta reputación online tiene bastante que ver con la identidad digital, aunque no son lo mismo. Lo que ocurre es que la identidad digital nos puede permitir mejorar (o empeorar) nuestra reputación online. Hay que tener mucho cuidado con ello, porque en Internet no todo es tan oculto como pensamos. Y en las Redes Sociales los fallos en seguridad pueden dejar al descubierto datos personales que no sabemos cómo se van a usar.

Pero, a pesar de estos peligros y los contras de las Redes Sociales no podemos negar que se han convertido en un aliado fundamental. Que, para todas las carreras, pero en especial para las que va dedicado el blog, los del ámbito de comunicación, es una fuente fundamental de información, un medio imprescindible para erigirnos como emisores y contribuir a esa reputación online de la que hablábamos y que tanto importa a numerosas empresas a la hora de contratar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s