Universidades, licencias y el software libre

No es nada nuevo que las universidades públicas españolas se encuentran cada vez más ahogadas. Tampoco es novedad que los más perjudicados están siendo estudiantes y profesorado; los primeros, por menores oportunidades de promoción universitaria y curricular por los famosos recortes; los segundos, por ver aumentar sus horas docentes sin una prestación económica por ello. Esto, sumado a los entresijos universitarios en los que los becarios doctores, pagados por el Ministerio de Educación por investigar y realizar tesis doctorales se ven obligados a dar clase, incluso, a estudios que nada tienen que ver con los suyos. 

Como digo, estamos asistiendo a los recortes en este ámbito, pero uno de los gastos en los que he querido hacer hincapié para esta entrada es el tema de los cánones y licencias de software para las diferentes Facultades. Las universidades, solo por el hecho de emitir películas en sus cinefórum, que no dejan de ser actividades de extensión universitaria, pagan cánones a la SGAE, claro. Las licencias de software hablan por sí mismas, algunas de las Facultades, en lugar de las necesidades, utilizan el sistema iOs, mientras que la gran mayoría de ellas recurren al sistema Windows. 

¿Hasta qué punto es absolutamente necesario actualizar a Windows 8 todos los ordenadores de una universidad? ¿Hasta qué punto el desconocimiento de software libre como Ubuntu radica en unos recortes en promoción estudiantil y curricular que limita el aprendizaje de los alumnos?

Solo unos datos:

La Universidad de Valladolid (UVa) en el año 2012, el último presupuesto disponible, se gastó 692.567€ en licencias y cánones. 

Puede parecer que cerca de 700.000€ no sean muchos dentro de un presupuesto de 183.811.664€, de hecho supone un 0,38% del presupuesto total pero, teniendo en cuenta que desde el presupuesto del año 2011 al del 2012 se redujo la partida de gastos destinada a investigación en la UVa un 29,9% (un total de 4.958.280€ menos), volvemos a las preguntas que planteábamos. La investigación es fundamental, el pago de cánones parece que, para realizar esas actividades de extensión universitaria también pero, ¿para actualizar licencias informáticas? Y más teniendo en cuenta que la partida del año 2012 no es nada comparada a la del año anterior: en el año 2011 la UVa se dejó la nada despreciable cantidad de 940.560€ en cánones y licencias.

Comparación de presupuestos del 2012 con 2011.

Comparación de presupuestos del 2012 con 2011 en la Universidad de Valladolid (UVa).

Otra de las universidades de la comunidad es la de Salamanca. En ésta ha habido un aumento más que considerable desde el presupuesto del año 2011 al 2012 en materia de cánones y licencias (2012 fue el año del lanzamiento de Windows 8, quizá tenga algo que ver en la actualización de equipos con su correspondiente licencia): 

En el año 2011, la USAL gastó 166.143€ (sobre un presupuesto de 203.692.914) en materia de cánones y licencias (apartado licencias y arrendamientos). En el año 2011, 45.844€.

Comparación de presupuestos del año 2012 con 2011 en la Universidad de Salamanca (USAL)

Comparación de presupuestos del año 2012 con 2011 en la Universidad de Salamanca (USAL)

¿Por qué, en una universidad con mayores gastos como es la USAL, el gasto en materia de licencias y cánones es muy inferior al de la UVa (en el año 2011, la UVa gastó casi 900.000€ más que la Universidad de Salamanca en este apartado)? ¿Dónde está el problema? ¿Por qué la UVa hace esos gastos exagerados mientras otras universidades de la misma envergadura o incluso mayor consiguen tener unas cifras más controladas? ¿En qué afecta a otras áreas de promoción universitaria que afectan más directamente a los alumnos?

Anuncios

5 comentarios en “Universidades, licencias y el software libre

  1. El tema del software libre en las instituciones y administraciones públicas es algo sangrante pero delicado a la vez. Lo primero de todo es entender que software libre no es sinónimo de gratis, en muchas ocasiones es gratuito, pero va mucho más allá como filosofía, y puede ser de pago. Por desgracia, el modelo informático público actual se sostiene en base a sistemas propietarios (Windows y Office como mayores exponentes) de cuya dependencia no es fácil escapar, programas diseñados para Windows, webs anticuadas que solo soportan IE6, incompatibilidad de los formatos de Office con las alternativas libres… Si a ello le sumas que para muchos puestos de trabajo se han realizado pruebas específicas de conocimientos de ofimática con dichos sistemas para optar al puesto de trabajo, no se le puede exigir de un día para otro al trabajador que aprenda algo diferente. Y enseñarle al trabajador requiere de cursos de formación, que obviamente tienen un coste, así que ya tenemos el primer punto donde lo que nos iba a ser gratis nos cuesta dinero. La migración de los sistemas, aún a coste 0 de licencias, supone un gasto en tiempo y recursos elevado, eso si además no toca sustituir parte del hardware.
    No hace mucho salió la noticia de que la policía francesa migro a Linux y publicaban el gasto que eso supuso.

    Defiendo el software libre y su implantación en cualquier lugar, y más aún donde se invierten fondos públicos, pero hay que tener realmente en cuenta lo que eso conlleva, las ventajas y desventajas que tiene, ser consciente de los gastos derivados y no hacer demagogia con que es “gratis”.

    • Sí, si no hablamos de la gratuidad del software libre, pero sí hablamos de que por supuesto sistemas anclados como Windows o iOS son sistemas mucho más caros que cualquier software libre. Esto lo lanzo como hipótesis y para que veamos que en ocasiones hablamos de recortes en la universidad, pero depende en qué ámbitos. Por ejemplo me ha resultado sorprendente que una universidad con un tamaño parecido al de la UVa tenga un gasto 900.000€ menor en el presupuesto del 2011. ¿Eso a qué es debido?
      En el otro asunto que me comentas, además de los gastos de la formación, también está la voluntad de aprender, a lo que muchos se niegan, como ocurre, por ejemplo, cuando en muchos puestos de trabajo se cambia un programa de uso común por otro con mayores prestaciones, pero no podemos obviar que hoy en día debemos estar preparados para cambios tecnológicos cada poco tiempo. Es el tiempo que nos toca vivir.

      ¡Gracias por pasarte y comentar!

    • Muchas gracias. La verdad es que la Universidad plantea un montón de preguntas; hay en ocasiones cosas verdaderamente absurdas o sorprendentes como el tema de licencias.
      Muchas gracias por pasaros y por ‘pingbackearnos’ en vuestro espacio, ¡un lujo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s