Mar Cabra: “estamos en un momento en que habrá un antes y un después en el periodismo español”

Aproveché que Mar Cabra se ha pasado por Valladolid para dar una conferencia dentro del I Seminario de Periodismo de Datos en la UVa para entrevistarla. En su conferencia y posterior taller (de los que habrá una entrada aparte) nos dejó claro que el periodismo de datos es una vía de salida dentro del periodismo y que la futura Ley de Transparencia en España marcará un antes y un después en el periodismo.

Mar Cabra en la conferencia de Periodismo de Datos en la UVa. Fotografía propia.

Mar Cabra en la conferencia de Periodismo de Datos en la UVa. Fotografía propia.

Mar Cabra es periodista de datos, miembro del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), consorcio con el que ha realizado su último trabajo, Secrecy for Sale: Inside the Global Offshore Money Maze, sobre paraísos fiscales. En 2012 obtuvo el premio Larra otorgado por la Asociación de la Prensa de Madrid. Es máster en Periodismo de Investigación por la Universidad de Columbia de Nueva York, que realizó como becaria Fulbright. Puso en marcha y dirigió la Fundación Ciudadana Civio hasta finales del año 2012 y en la actualidad es profesora de periodismo de datos en el Master de Periodismo de Investigación, Datos y Visualización de Unidad Editorial y de Periodismo Digital del Instituto de Empresa.

¿Qué es y cómo definirías la transparencia?

Cuando se habla en España de transparencia estamos hablando de que las instituciones públicas abran las ventanas de sus edificios y nos muestren qué hay dentro. Que nos muestren las agendas de los políticos, en qué se gastan el dinero, que nos den cuáles son sus planes para los años en que gobiernan. Básicamente es que nos dejen ver más allá de los muros de las instituciones. Lo que ocurre al hablar de transparencia es que se pide que haya una actitud proactiva, es decir, que sea la institución pública la que publique algo de información. Pero es muy importante saber que dentro de la transparencia hay otra parte que es que el ciudadano tiene derecho a pedir información, que aunque la institución no quiera publicar esa información, pero ese ciudadano tiene derecho a pedirla siempre y cuando sea información pública.

España es el único país europeo de gran envergadura sin ley de transparencia. Países como Ruanda o Kenia ya disponen de esta legislación.

¿Cómo valoras el proyecto de ley de transparencia? ¿Qué cosas cambiarías o reforzarías?

Yo soy parte de la Coalición Pro Acceso que es una organización que engloba a más de sesenta organizaciones que lucha desde 2006 para tener una ley de transparencia. Desde la Coalición y los expertos en esta coalición coincidimos en que el proyecto de ley de acceso a la información que España tendrá previsiblemente después de verano es muy flojo, muy deficiente. De hecho en una reciente comparación con la recién aprobada ley de transparencia de Ruanda coloca mucho mejor en algunos aspectos a la ley de Ruanda que la ley de transparencia en España, con aspectos mucho más progresivos.

Entre los problemas que tiene es que no considera el acceso a la información como un derecho fundamental, es decir, que considera que este derecho es menor frente a otros como la privacidad o la protección de datos. Además garantiza el silencio administrativo negativo. Esto quiere decir que “si no te responden es que no”. Vivimos en un país en el que según recientes estimaciones más del 50% de las peticiones de información pública a las instituciones quedan sin responder con lo cual estamos fomentando esa cultura de opacidad que tenemos en España. Y luego hay otros problemas más técnicos como que no nos da acceso a todas las instituciones públicas. Tampoco da acceso a documentos como pueden ser informes internos que hayan ayudado a tomar una serie de decisiones y que implican al ciudadano. Por último la institución que supervisará que esta ley se cumple no es independiente sino que depende de Hacienda por lo que en este ámbito es juez y parte.

El hecho de que no se haga periodismo de datos en España es muestra de que los grandes medios no están haciendo nada por innovar

¿Crees que la entrada en vigor de la Ley de Transparencia puede fomentar o ayudar al crecimiento de disciplinas como el periodismo de datos, relacionado con este aspecto?

Estamos en un punto en el que se hablará de un antes y un después en el periodismo en España. Ahora tenemos un proyecto de ley de transparencia que se está debatiendo en el Congreso y que entrará en vigor un año después. Hablamos de que a mediados de 2014 que no tiene siquiera ser periodista tendrá acceso a hacer preguntas a las instituciones y le tendrán que responder por ley en treinta días, con lo que hablamos de un cambio para la sociedad civil porque cualquiera podrá pedir información. Para las asociaciones también va a ser un cambio radical porque van a tener información primaria y también para los periodistas porque van a poder sobrepasar al gabinete de prensa que bloquea esa información y que no quiere que obtenga y vamos a obtener la fuente directa, la información e incluso los datos. Con este cambio se podrá acceder a bases de datos enteras de subvenciones, de gastos, contratos… Va a ser un periodismo muy diferente gracias a ese acceso directo a datos que no dependen de filtraciones indeseadas.

¿Cómo se encuentra ahora mismo el periodismo de datos en España?

El periodismo de datos no es una disciplina nueva, en Estados Unidos se lleva practicando desde los años 60. Sin embargo cada vez más a medida que las herramientas se hacen más accesibles e incluso gratuitas y los países tienen mayor transparencia, sobre todo en Europa, ha existido un boom del periodismo de datos. En España por diversos motivos, uno de ellos es que vivimos en una opacidad brutal, sumado al hecho de que como no hay datos, no se ha desarrollado la disciplina. Aquí los grandes medios de comunicación se están sumando poco a poco a hacer algunos proyectos de periodismo de datos pero los grandes trabajos se están haciendo desde fuera. Los medios de comunicación están despidiendo a gente, están en crisis, reestructurando sus redacciones y sumarse a una disciplina nueva les cuesta. Dicho esto, El País por ejemplo ya ha hecho un curso de formación de periodismo de datos para sus periodistas, al igual que el Periódico de Catalunya también. Este último diario está haciendo en la sección de infografía visualizaciones interesantes que tienen que ver con grandes cantidades de datos.

¿Podríamos entonces interpretar la falta de novedades en los formatos de los grandes medios tradicionales con que investigaciones como Offshore leaks sobre paraísos fiscales no se publique en medios como El País o El Mundo y sí en un medio menor como El Confidencial?

Creo que los medios de comunicación ahora tienen la política de “que me quede como estoy”. Tienen miedo a innovar por si acaso pierden más lectores de los que ya han perdido, por si la cosa va a peor. Preguntaba hace tiempo a directivos de medios de comunicación en una conferencia qué hacían para volver al periodismo que dicen que ya no se hace y me dijeron que no hacían nada, que muchos ya tenían con sobrevivir. Muchos medios están intentando sobrevivir pero no gracias a la innovación y el hecho de que no hagan mucho periodismo de datos es muestra de ello.

Eres miembro de varias organizaciones que velan por la transparencia, de hecho dirigiste Civio, ¿cuál es la actividad de estas organizaciones y cómo la valoras?

Partimos de que España es un país muy opaco. Para que nos hagamos una idea en el mundo hay noventa y cuatro países que tienen leyes de acceso a la información y España no está entre ellos. Somos el único país de Europa de gran envergadura que no tiene una ley de transparencia y lo dicho, hay otros como Ruanda, Uganda o Kenia sí que tienen esta legislación. Esto nos sitúa a la cola en las clasificaciones de transparencia mundial. Ahora mismo cada vez hay más interés por la transparencia por más motivos: estamos en un momento de crisis, están apareciendo muchísimos casos de corrupción y esto despierta un interés en la gente por saber qué pasa en el gobierno y en las instituciones públicas para saber qué están haciendo con su dinero. Por esto surgen organizaciones que intentan que España sea un país más transparente.

Access Info Europe es una ONG que se dedica a fomentar la importancia de la transparencia desde el año 2006; la organización ciudadana Civio que dirigí hasta finales de 2012 es una fundación que intenta utilizar la tecnología para hacer ciertos temas más fáciles de entender y más transparentes, como por ejemplo saber cuántos indultos se han dado en España desde 1996. De ese tema toda la información está en el Boletín Oficial del Estado (BOE) pero Civio ha rascado toda esa información, la ha colocado en un buscador y gracias a esto sabemos que existen más de diez mil indultos y podemos buscar por tipo de delito, por juzgado, por provincia, etcétera. Por otra parte, la Coalición Pro Acceso es una organización paraguas que engloba a las dos anteriores y a muchas más organizaciones que luchan básicamente por un derecho de acceso a la información. Cada vez son más las asociaciones que intentan hacer comprensible la realidad compleja en la que vivimos y sobre todo la opacidad que reina en España.

Anuncios

2 comentarios en “Mar Cabra: “estamos en un momento en que habrá un antes y un después en el periodismo español”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s